• jueves 08 de diciembre del 2022
728 x 90

Amor Romeira pone en su lugar a Gema Aldón

img

   MADRID, 24 Sep. (CHANCE) -

   La exposición que tiene Ana María Aldón y José Ortega Cano en los medios es despiadado, tanto que en este momento asimismo se ha unido la hija de la diseñadora, Gema Aldón, que protagonizó un polígrafo en el 'Deluxe' de lo mucho más polémico. A pesar de que sea entre los semblantes mucho más extraños, existe quien si la conoce, como Amor Romeira, que nos desveló su opinión de que la joven salga en este momento a charlar de todo el clan en televisión.

   Amor nos desveló que Gloria Camila era la intermediaria entre Gema y Ana María Aldón a fin de que se llevaran bien: "Gema tenía mal rollo con la madre y gloria Camila hacía de intermediaria a fin de que se hablaran por el hecho de que la gema ponía a la madre como un zapato. Gloria la posicionaba 'es tu madre, tía, debes hablarle bien'".

   La artista nos aseguraba que la hija de la cooperadora de televisión siempre y en todo momento ha actuado como le ha convenido y cuenta una historia amorosa errada que tuvo: "Gema siempre y en todo momento hizo lo que le dió la gana" y añade: "yo recuerdo a Gema conmigo que en la posada de las ánimas se enamoró de un chaval de Gerona, salió a vivir para allí, el chaval de allí la dejó, la tiró a la calle, debieron proceder a procurarla, a traerla, a estar con ella por el hecho de que se había quedado con una mano enfrente y otra detrás y ahora".

Amor nos ha confesado que ha recibido mensajes de compañeros de trabajo de Gema Aldón: "gente que trabajó con ella, con la hija de Ana María Aldón, en una factoría... Yo lo que digo: qué intrépido es la tía que se sienta sin temor" y añade: "es una factoría con cosas que no son muy legales que afirmemos".

   La cooperadora de televisión lo sabe y opina que Ana María Aldón está estirando bastante el tema de la separación con José Ortega Cano: "hay que entender que de tanto estirar se rompen las cosas, mira a Ana María Aldón". Y es que son múltiples las semanas que llevamos observando a la cooperadora asistir a los platós de televisión a charlar de su situación con su marido sin ver ningún avance ni decir nada claro.