• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Amnistía Internacional corrobora prácticamente treinta bombardeos indiscriminados de Rusia sobre la población de Járkov

img

La ONG identifica por lo menos siete asaltos con bombas de racimo, prohibidas por los tratados de todo el mundo

Fuentes médicas locales estiman mucho más de 600 fallecidos y 1.200 heridos en la localidad por los asaltos rusos desde el principio de la guerra

MADRID, 13 Jun.

La ONG Amnistía Internacional ha reconocido cuando menos 28 bombardeos indiscriminados lanzados por Rusia sobre la localidad ucraniana de Járkov entre el 28 de febrero y el 30 de abril, de los que siete fueron realizados con munición de racimo, cuyo empleo está extensamente contraindicado en convenciones de todo el mundo para la protección de los civiles.

En un nuevo informe anunciado este lunes, Amnistía acusa a las fuerzas rusas de ocasionar "muerte y destrucción extendidas" por medio de un bombardeo incesante de distritos residenciales y de usar, "de manera reiterada", municiones de racimo 9N210 y 9N235, tal como minas de dispersión sobre la localidad, ubicada en el nordeste de Ucrania, a pocos 30 km de la frontera rusa.

Amnistía acusa del mismo modo a Rusia del empleo de cohetes no guiados, como Grads y Uragans, para hostigar distritos residenciales de la región, más allá de que son "intrínsecamente imprecisos" y generan efectos destructores de amplia y extensa dispersión.

El directivo del departamento médico de la administración militar regional de Járkov ha estimado, en su cómputo a Amnistía, que cuando menos 606 civiles han fallecido y otros 1.248 han resultado heridos desde el principio de los asaltos contra la localidad exactamente el mismo día que comenzó la invasión rusa de Ucrania, el 24 de febrero.

La ONG, por su lado, ha investigado una secuencia de asaltos rusos que han provocado "múltiples víctimas en áreas amplias", especialmente en el norte y el este de la región: un total de 41 bombardeos en los que fallecieron cuando menos 62 personas y resultaron lesiones por lo menos 196, con los testimonios de 160 habitantes de la región, entre ellos sobrevivientes de los asaltos.

Amnistía, por poner un ejemplo, demanda que cuando menos nueve civiles fallecieron y mucho más de 35 terminaron lesionados por un ataque ruso con bombas de racimo en la calle de Myru y sus aledaños en el vecindario de Industrialni.

Los estudiosos de Amnistía han denunciado asimismo que cuando menos seis personas fallecieron y 15 resultaron lesiones la mañana del 24 de marzo, en el momento en que municiones de racimo impactaron en un estacionamiento próximo a la estación de metro Akademika Pavlova, donde cientos y cientos de personas hacían cola para recibir asistencia humanitaria.

"La población de Járkov se ha enfrentado a muy frecuentes bombardeos indiscriminados en los últimos meses, que han matado y herido a cientos y cientos de civiles", ha proclamado la asesora general sobre contestación a las crisis de Amnistía Internacional, Donatella Rovera.

"Han fallecido personas en sus viviendas y en las calles, en parques y cementerios, mientras que hacían cola para recibir asistencia humanitaria o adquirían alimentos o medicinas", ha añadido.

"El empleo reiterado de municiones de racimo prohibidas es provocador, y una exhibe mucho más del absoluto desprecio por las vidas civiles. Las fuerzas rusas causantes de estos horribles asaltos tienen que rendir cuentas por sus acciones y las víctimas y sus familias tienen que recibir una reparación completa", concluye.