• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

Amir Ohana se transforma en la primera persona abiertamente homosexual en comandar el Parlamento de Israel

img

MADRID, 29 Dic.

El parlamentario del Likud Amir Ohana fué escogido este jueves como nuevo presidente de la Knesset, transformándose de esta manera en la primera persona abiertamente homosexual en ocupar el cargo, en la mitad de las crecientes intranquilidades por las afirmaciones de múltiples partidos ultraortodoxos y ultraderechistas que formarán una parte del nuevo Gobierno.

La confirmación de Ohana quien fue ministro de Justicia y Seguridad Pública anteriormente, tuvo sitio en el contexto de una sesión donde en este momento se procederá a la toma de posesión del nuevo Ejecutivo, encabezado por el líder del Likud, Benjamin Netanyahu, quien volverá de esta manera al cargo poco mucho más de un año tras su derrota electoral en 2021.

Ohana, que tiene pareja y 2 hijos, juró el cargo como parlamentario en 2015, una sesión donde los miembros del congreso de los diputados de los partidos ultraortodoxos Judaísmo Unido de la Torá y Shas, una parte de la novedosa coalición de Gobierno, abandonaron el hemiciclo como ademán de queja.

Durante la día, el líder del partido ultraderechista Avi Maoz, dijo que "no posee nada en oposición a la gente LGTB y los izquierdistas", más allá de que ha matizado que "se enfrenta a lo LGTB como iniciativa y a la izquierda como una ideología". "No tengo nada en oposición a personas concretas, en verdad siendo mal por los que viven y actúan en oposición a la Torá", aseguró.

"Mis críticas siempre y en todo momento viran cerca de la ideología, las agendas y las organizaciones que emplean a personas en beneficio de esas agendas. No hablo de ninguno de los que se sienten atraídos por personas de su género, sino más bien sobre lo LGTB como un concepto y movimiento político", ha manifestado, según ha recogido el períodico israelí 'Haaretz'.

Así, Maoz, quien encabezará una situación sobre Identidad Nacional Judía que controlará el contenido que se da en las academias, ha criticado a los que "procuran presentarle de manera deliberada y maliciosa como un individuo que pelea (...) contra estas o esas personas", en referencia a los integrantes de la red social LGTBQ y los izquierdistas. En el pasado, el líder de Noam se ha descrito a sí mismo como "un homófobo orgulloso" y ha tildado de "obscuridad" a las posiciones liberales en el seno del judaísmo.

Por su parte, el líder de Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, ha descrito a Ohana como "un hombre apreciado que acepta en este momento una situación esencial y que piensa un desafío", según la cadena de televisión i24. Smotrich ha manifestado anteriormente críticas en oposición a la red social LGBTQ, con lo que sus expresiones suponen un distanciamiento de estas posiciones.

El presidente de Israel, Isaac Herzog, expresó últimamente su preocupación por múltiples comentarios por la parte de políticos que tienen dentro la coalición de gobierno entrante, que llevaron aun a Netanyahu a aclarar que no se aprobará por ley la discriminación por fundamentos religiosos.

En este sentido, Herzog se declaró "preocupado" por el incremento de los "comentarios contra la red social LGTB y contra cualquier conjunto o ámbito diferente". "Una situación donde ciudadanos de Israel se sientan conminados por su identidad o opiniones mina los valores democráticos escenciales del Estado de Israel", resolvió.

La parlamentaria de Sionismo Religioso Orit Strock, quien va a ser ministra en el próximo Ejecutivo, aseveró últimamente que los médicos deberían poder denegar tratamientos que vayan en oposición a su fe, mientras que otro esté presto a ofrecer ese régimen.

De hecho, el presidente israelí contactó con Netanyahu para enseñar su preocupación por los presuntos proyectos para enmendar las leyes contra la discriminación en el país. El acuerdo de coalición entre el Likud y Sionismo Religioso incluiría una cláusula para enmendar esta legislación y aceptar a los hombres de negocios denegar un servicio si viola sus opiniones religiosas, según medios israelíes.

Por ello, Netanyahu, que ha negado la presencia de esta cláusula en el acuerdo, aseveró el primer día de la semana que "repudia completamente" los comentarios de Strock y aseguró que el próximo Gobierno "no dejará que se discrimine a la gente LGTB o que los derechos de los israelíes se vean socavados". "Los pactos de coalición no dejan discriminar a personas LGTB o dañar el derecho de cualquier ciudadano israelí a recibir servicios", prometió.

Por su parte, Strock salió al paso de las críticas y ha pedido en Twitter "aliviar la indignación". "Absolutamente nadie quiere discriminar a la gente LGTB por su identidad. Ni en servicios médicos ni en otros servicios. Son humanos y meritan dignidad y respeto como todos", matizó.