• viernes 30 de septiembre del 2022
728 x 90

Amigos de la Tierra y Ecologistas requieren a los países que reduzcan sus emisiones de CO2 en lugar de comerciar con ellas

img

Un estudio demanda que el ámbito de los comburentes fósiles busca calentar el mundo con la "falsa promesa" de los mercados de carbono

MADRID, 1 Jul.

Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción han demandado este viernes a los países mucho más contaminantes que se dediquen a achicar las emisiones absolutas de gases de efecto invernadero en lugar de proseguir comercializando con los derechos de emisión, para poder una transición energética fundamentada en energías renovables y con los ciudadanos como personajes principales.

La solicitud llega tras la presentación de un informe de Amigos de la Tierra Internacional -efectuado con acompañamiento de 32 organizaciones del movimiento 'Justicia Climática'- que demanda las presiones del campo de los comburentes fósiles para proseguir emitiendo a través del mercado de emisiones de CO2.

Las 2 organizaciones ven "con preocupación" que se integren "falsas resoluciones" y se confirmen objetivos basados en la compensación de emisiones (cero neto) y no en su reducción.

"Los países mucho más contaminantes se están aferrando a las falsas resoluciones como los mercados de carbono o las Soluciones Basadas en la Naturaleza (SBN) para eludir la única acción viable que es dejar los comburentes fósiles bajo tierra", aseguró la encargada de Justicia Climática de Amigos de la Tierra, Cristina Alonso.

El estudio de la maestra Doreen Stabinsky 'El futuro a partir de comburentes fósiles está construido sobre un castillo de naipes', critica el "falso alegato" de "poco a poco más países" hacia las misiones 'cero neto' en tanto que esta alternativa, a su juicio, de todos modos quiere aceptar un aumento de las emisiones bajo la "falsa promesa" de compensar con la especulación con los bosques o la atrapa de carbono.

En este contexto, Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción recuerdan que la última Cumbre del Clima, conmemorada en Glasgow en el mes de noviembre de 2021, autorizó la entrada de nuevos mecanismos comerciales de carbono, lo que, según el informe, piensa una "amenaza" para los países y comunidades que viven "los peores" impactos de la crisis climática.

En ese sentido, observan que el ahínco de las partes debería centrarse en lograr el "cero real", esto es, en promover una reducción "radical" de las emisiones y en asegurar el más destacable estado de conservación de los sumideros naturales de carbono.

En especial, Amigos de la Tierra demanda que se está usando el término como promesa para encubrir la inacción climática: en vez de achicar las emisiones, se busca continuar contaminando y compensar, lo que pone en "grave peligro" la supervivencia de la raza humana".

Por su parte, Ecologistas en Acción resalta que el informe valora con claridad como las compensaciones son mucho más una "fantasía dañina que un futuro deseable", puesto que muchas de las tecnologías y también instrumentos usados en para esas compensaciones ahora demostraron su incapacidad para una absorción real de las emisiones o han producido esenciales impactos sociales y ambientales en el mundo entero.

Así, las ONG alertan de que cada vez son mucho más países los comprometidos en alargar la era de los comburentes fósiles y espera que en los próximos años la demanda de compensación de emisiones de CO2 se dispare por la "táctica de maquillaje del cero neto" que practican los países.

En su acusación, el informe arguye que están apareciendo nuevos esquemas de compensación en los ámbitos del transporte marítimo y de la aviación y que las considerables compañías de comburentes fósiles prosiguen maquillando sus emisiones ininterrumpidas con compensaciones "fundamentadas en la naturaleza".

Actores del mercado como el Grupo de trabajo para la ampliación de los mercados de carbono (TSVCM) y la Architecture for REDD Transitions (ART) tienen como propósito consolidar un bono de compensación para prosperar su calidad y la seguridad del mercado.

Asimismo, responsabiliza a los "autores" de acrecentar la escala de los mercados de carbono de asegurar que su mercado se va a multiplicar por 15 de aquí a 2030 pues esa hipótesis está fundamentada en "su intención de sostener una economía fundamentada en la dependencia y la quema continuada de comburentes fósiles".

En determinante, culpan a los países de combinar "sumideros de carbono" con "emisiones evitadas" en una única unidad a fin de que simulen ser lo mismo y en el desarrollo de agrandar la viable oferta de bonos para seguir con una economía fundamentada en comburentes fósiles.

Los proyectos de emisiones evitadas no hacen nada para compensar las emisiones recientes, y la palabra "compensación", en el sentido de "compensar", no debería emplearse para describirlos, concluyen.