• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

Almudena Grandes recibe el homenaje de la Feria del Libro de Frankfurt: "Tenía un deber completamente creíble"

img

FRANKFURT, 20 Oct. (del enviado particular de EUROPA PRESS, Eduardo Blanco) -

La autora Almudena Grandes, fallecida hace un año, ha recibido este jueves 20 de septiembre un homenaje en la Feria del Libro de Frankfurt en el que editores y autores que compartieron múltiples instantes de su historia han señalado su "deber completamente creíble".

"Recuerdo que, en el momento en que la conocí, en Berlín había una fila colosal para firmar sus libros. Eso lo tenía, era increíble la aptitud de percibir a la multitud y su empatía hacia el otro: charlaba con alguno tal y como si fuera su amigo", ha señalado Piero Salabè, su editor en Alemania.

Salabè ha recordado asimismo de qué forma "alguien tan parlanchina estuvo una hora callada", coincidiendo con la visita al campo de concentración de Dachau --"fue un instante muy enternecedora", ha añadido--. "Conocerla fue un obsequio personal como humano y editor. Se mencionó bastante de que era una aceptable persona, pero no se debe serlo para ser buena autora. Y aquí coincidían", ha señalado.

En presencia del directivo del Cervantes, Luis García Montero, asimismo ha intervenido en la mesa de homenaje el escritor Fernando Aramburu, quien coincidió con Grandes en múltiples oportunidades. "La recuerdo tras una lectura en una librería de Hannover y la primera cosa que logró en el momento en que acabó fue sacar el móvil inteligente y llamar a su hija: era un individuo fundamentalmente tierna", ha remarcado.

"La he visto en una situación en que dejó la mesa por desavenencias de tipo político y ella prefería responder por escrito mejor que un rifirrafe dialéctico. Tenía un emprendimiento y militancia, pero era suficientemente lista para no verter sus críticas en las novelas", ha destacado el escritor vasco.

Por su parte, su editor en España, Juan Cerezo, ha señalado la "lealtad" como uno de sus aspectos "espectaculares". "Tenía una vericidad que sus leyentes apreciaban y ella siempre y en todo momento se definía como una autora que era 'un perro verde'. Afirmaba: 'mi editor es mi agente asimismo y estoy muy a gusto'", ha recordado.

Por último, la dinamizadora cultural Michi Strausfeld explicó que Grandes "sostenía su personalidad íntegra, pese a cambiar en todos y cada libro su técnica y los temas". "Tenía un deber realmente serio con la sociedad y asimismo críticas concluyente de las que se podían discrepar, pero siempre y en todo momento como una convidación para meditar", ha concluido.