• jueves 02 de febrero del 2023
728 x 90

Almudena Grandes piensa una 'España S.A.' en su novela póstuma: un empresario adelante de una "dictadura molesto"

img

MADRID, diez Oct.

La novela póstuma de Almudena Grandes, 'Todo mejorará' (Tusquets), va a ver la luz este martes 11 de octubre con un futuro distópico en el que un empresario de éxito está adelante de España y aplica un manejo afín al de una compañía, "manejando al país a una dictadura molesto".

"La novela aparece de esa desesperación que le daba a Almudena en el momento en que escuchaba eso de que el país se arreglaría con un empresario de éxito. Ella lo transporta al papel y esa situación lleva a una dictadura molesto", explicó el editor de Tusquets y de sus novelas, Juan Cerezo, en la presentación del libro en la Biblioteca Nacional.

El directivo del Instituto Cervantes y marido de Grandes, Luis García Montero, ha reiterado esta iniciativa de charlar del "desprestigio de la política transformando el país en un enorme autoservicio". "Por un lado, recopila una tentación populista de cargarse las instituciones y a los políticos. Por el otro, asimismo sirve de llamada de atención a esas instituciones para rememorar que, si se separan de la multitud, tienen la posibilidad de ser derruidas cualquier ocasión", ha señalado García Montero.

'Todo mejorará' ve la luz prácticamente un año tras la desaparición de Grandes. García Montero explicó de qué manera fué el desarrollo de puesta en marcha de esta obra, que incluye un epílogo en el que nuestro poeta cuenta de qué forma intervino únicamente para finiquitar el último capítulo, incompleto tras el fallecimiento por cáncer de la autora.

"Almudena empezó a tomar notas el 1 de abril de 2020 y el 20 de septiembre recibió la mala novedad del cáncer en un reconocimiento médico. Lo que iba a ser un intérvalo de tiempo de preparación de novela se transformó en una suerte de tabla a la que aferrarse a la vida en frente de la patología", ha recordado.

"Estuvo redactando hasta algunas semanas antes de su fallecimiento, en el momento en que fuimos comprendiendo que no había salida y cada día se encontraba un tanto peor. Se quedó en el último capítulo y ahora en una charla me mencionó que no tenía fuerzas y veía el desenlace: me logró unas recomendaciones de de qué forma terminar y yo no he amado realizar literatura ni imaginar, sino más bien continuar sus advertencias", ha añadido.

Pese a ello, ha asegurado que jamás se ha barajado la coautoría del libro. García Montero ha adelantado ciertas cosas tanto de la novela como de futuros proyectos cerca de la figura de la autora. Por un lado, ha reconocido que, más allá de haber ciertos niveles y nombres identificables, la figura del empresario de la novela no la identifica con "un individuo real".

Por el otro, ha adelantado que no va a haber "solamente que leer" de Almudena Grandes, a pesar de que tenía el emprendimiento de finalizar sus 'Capítulos de una guerra interminable' con una narración acerca de "los topos" de esa temporada. "En ese emprendimiento de contar la España de la República hasta la democracia, tenía ahora notas de documentación para el próximo. Pero no había solamente y no vamos a tener solamente", ha apuntado.

El poeta ha contado una anécdota familiar relacionada con la publicación de esta novela. "En el momento en que llegó el primer ejemplar a casa, mi hija Elisa fue al cementerio y dejó un ejemplar en la tumba. Me mencionó que no sabía si había hecho bien, por el hecho de que igual alguien se lo llevaba, y yo le dije que seguramente sí. Pero estaría realmente bien. Ayer, en el momento en que volví, vi que no se encontraba y en su sitio alguien había dejado un ejemplar de Pablo Neruda", ha comentado.

Por las páginas de 'Todo mejorará' --"una exhibe de la personalidad de Almudena, que no era de un optimismo ciego sino más bien de necesidad de sostener las convicciones"-- recorren individuos como 'piratas informáticos', cronistas, políticos o hombres de negocios. "Examinó lo que mucho más temíamos en el presente para llevarlo al futuro, y enserio que uno se atemoriza en el momento en que ve las similitudes con lo que ocurre en este momento, desde la opresión en Irán hasta la que padecen los pobladores de Shangai", ha concluido.