• sbado 03 de diciembre del 2022
728 x 90

Almudena Cid: "Viví una crisis de identidad al retirarme, sientes que no vales para nada"

img

"En el deporte, la edad siempre y en todo momento aprieta y te afirma 'se te termina ahora'"

MADRID, 23 Oct.

La exgimnasta de españa Almudena Cid confesó que en el deporte "la edad siempre y en todo momento te aprieta", si bien ella descubrió "las virtudes de la gimnasta experimentada" y sacó "amor propio" para conseguir el máximo provecho de la "madurez" sobre el tapiz, al tiempo que descubrió que no era una deportista "competitiva" y que vivió una "crisis de identidad" al retirarse.

"Comencé en la gimnasia pues en el hogar siempre y en todo momento lanzaba el cepillo del pelo y cogiéndolo, entonces mi madre decidió meterme en un gimnasio pues si no terminaría con la vivienda. Siempre fuí muy hábil con los aparatos, con mucha habilidad con el cuerpo, además de esto era muy maleable, y siempre y en todo momento he tenido claro que me agradaba", relató Cid en una entrevista a Europa Press en un acto de celebración de la 15º aniversario de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y Ausonia.

No obstante, la exgimnasta jamás pensó que "sería en todo el mundo" y que "podría ser un líder" en su deporte. "Probé que la madurez y la experiencia son algo muy a favor para alargar tu carrera y enseñar una gimnasia muy madura, que es la que agrada ver", resaltó.

La de Vitoria completó una carrera de 21 años que concluyó en los Juegos de Pekín en 2008, con su cuarta y última final olímpica. La de españa es la única gimnasta con 4 finales en tal acontecimiento deportivo, tras pasar épocas complejas en su etapa mucho más madura, en un deporte donde la juventud, solo a priori, es una virtud.

"A mí de pequeña no me costó iniciarme en la especialidad, sí me costó en el momento en que sentí que era prescindible y otra podía ocupar mi lugar, una mucho más joven, mucho más ágil, mucho más delgada, lo pasé mal. Pero comencé a conocer las virtudes de la gimnasta experimentada. Sale un amor propio que no había antes y es realmente bueno para la competición", explicó.

Cid insistió en que, si bien la inocencia de la niñez puede hacer más simple la obediencia en ese desarrollo de capacitación, si quieres ser gimnasta profesional, tu vida deber estar "al 100 por ciento para la gimnasia". Aunque es "esencial" tener "instantes de oxígeno". "Yo tenía vacaciones activas, aprendí a reposar adiestrando, por el hecho de que una ahora se comienza a saber", recordó.

La gimnasta rusa Oksana Kostina fue su referente desde pequeña, y en este momento Almudena Cid se expone orgullosa de que, pese a no haberse colgado ninguna medalla en ningún enorme acontecimiento, ella lo sea para muchas pequeñas que se comienzan en su deporte. "Me prosigue impresionando bastante que tras 15 años, yo prosigo dando clases de gimnasia y se llenan. Las pequeñas que no habían nacido en el momento en que yo competía conocen mi carrera, saben quién soy... Eso me semeja tan bonito", aseveró.

"Comunmente asociamos el éxito a las medallas, pero hay atletas que trascienden por otro género de destrezas y reacciones. Ese es mi caso, la longevidad, haberme amoldado a diferentes cambios de códigos... El valor que yo he tenido es que me he amoldado a diferentes códigos, me crea promesa que el publico se haya parado en eso y no en la medalla", meditó sobre el éxito.

Para la exgimnasta, la expectativa del deportista "para con su deporte es primordial". "Yo no es que no aguardaba llegar a una medalla, es que sabía a eso que podía llegar", apuntó, antes de garantizar que un deportista debe "ser siendo consciente de por qué razón hace este deporte.

"Frecuentemente nos centramos mucho más en el aplauso del de fuera, su opinión, que en nuestro paseo personal, pues en el deporte de élite llegan escasos. Hay gente que llega al éxito rapidísimo y en el momento en que te retiras entonces absolutamente nadie recuerda de ti, entonces si tú no te pones en valor, no te va a poner absolutamente nadie", manifestó.

En su caso en particular, ella siempre y en todo momento sintió que "era una mierda", pero a los 21 años se percató de que su pensamiento "no cuadraba con la verdad". "Yo no era nada competitiva, yo deseaba realizar mi trabajo, sentirme orgullosa de mi trabajo. Sí que en el momento en que me pasaba algo era como 'esto no va a poder conmigo'", ahondó.

"Llegué a encararme a la Federación (Real Federación Española de Gimnasia) pues no deseaban que prosiguiera adiestrando en el sitio done trabajaba. Enfrentarme a jugarme mi trabajo en 90 segundos y fuera pelearte con una institución mucho más fuerte que tú... Fue lo más difícil de administrar. Después me pasó factura, por ese rechazo, abandono, nada viraba cerca de mí", relató en relación a un encontronazo con la RFEG, con la que no desea "trabajar", puesto que sabe "la verdad de las federaciones". "Si entrara, debería realizar una limpia fantástica", criticó.

En esos Juegos de 2008, fue la primera y última vez que besó el tapiz para dejar atrás una extendida trayectoria a los 28 años, siendo la única gimnasta tan veterana en la élite. Tras comunicar su retirada, Cid padeció "una crisis de identidad", "Pensaba: '¿quién seré sin la gimnasia?'", apuntó.

"Sientes que no vales para nada. Pasas una transición dificultosa hasta el momento en que te percatas de que bastante lo que has vivido como deportista lo puedes reciclar, yo lo hice como actriz. Me he dado cuenta que tenía bastante paseo hecho. Sí hay una transición bien difícil, pero tras ofrecer el paso hallas tus fortalezas", añadió.

La exdeportista vasca se refugió en el planeta, nuevo para ella, de la interpretación, una decisión "orgánica" que "precisaba" para "transitar" por sus conmuevas. "Era una manera de sanarme. Agudizas la empatía y me hizo mejor persona, leyendo, observando teatro, con el cine...", explicó.

"Es un planeta que no pude examinar por la gimnasia. Vivo experiencias similares, recupero lo poco que me agradaba de la competición sobre el ámbito. Aquí no me preocupo tanto por la edad, algo que en el deporte siempre y en todo momento te se encontraba pulsando y diciéndote: 'se te termina ahora'", lamentó.

Además, reconoció que su experiencia como gimnasta le resulta todavía práctica en su día a día. "A mi edad madura me pasaron cosas tráficas y me he dado cuenta que mi mecanismo de actuación para salir fué el que he generado en el deporte, y yo me quedo con eso, sobre ser la única con 4 finales olímpicas, se referente para mujeres... Me quedo con ese mecanismo de actuación, una manera de reaccionar que me contribuye a salir antes de las cosas", comentó.

Finalmente, Almudena Cid festejó poder "ofrecerle difusión" al cáncer de mama, siendo imagen de la campaña de la AECC y Ausonia, y "mentalizar" sobre las vigilancias y revisiones. "Deseo publicar un mensaje, que es al unísono muy deportivo: centrarte en el punto por punto. Esto es esperanzador. Hay un porcentaje de cura altísimo, se ha designado bastante a la investigación, existen muchas desarrollandose muy esperanzadoras", concluyó.

Noticias de hoy más vistas