• martes 27 de septiembre del 2022
728 x 90

Alcaraz hace historia en Novedosa York

img

   Con su victoria en el US Open, el murciano, con 19 años, 4 meses y siete días, se transforma en el número uno de todo el mundo mucho más joven de la historia

Alcaraz supo sobreponerse a la solidez y la frialdad de Ruud con carácter y bastante tenis para transformarse en el nuevo rey del tenis mundial

   MADRID, 12 Sep.

   El tenista español Carlos Alcaraz se impuso este domingo en 4 sets (6-4, 2-6, 7-6(1) y 6-3) al noruego Casper Ruud en la final del US Open, último 'Grand Slam' de la temporada, una victoria de carácter y gen de vencedor, que le deja al murciano alzar su primer 'Grande' y subir al número uno del top, siendo el tenista mucho más joven que lo consigue en toda la historia con 19 años, 4 meses y siete días.

   El murciano estuvo a la altura del botín que había en juego en la Arthur Ashe y tras un óptimo comienzo, supo sobreponerse a la solidez y la frialdad del noruego, salvando 2 bolas de equipo en contra en el tercer equipo y adjudicándose un 'tie-break' inmenso en esa tercera manga que fue un punto de cambio. Su espíritu y forma de pensar cambió desde ahí, para cerrar con soltura y lozanía el cuarto y definitivo equipo. Es el sexto número uno del tenis español tras Arancha Sánchez Vicario, Carlos Moyá, Juan Carlos Ferrero, Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza.

El de El Palmar cumple de esta manera su sueño de ser el 'rey' del tenis mundial al unísono que levanta el US Open, su primer 'Grande'. Tras un 'martirio' de torneo en lo físico, con partidos inacabables en las últimas tres rondas, Alcaraz volvió a probar que está hecho de otra pasta y que transporta el tenis en la sangre. El nuevo número uno de todo el mundo mostró un nivel de resistencia demencial, olvidando que era tenista que llegaba con mucho más horas de juego al partido por el título.

La exhibición que brindaron los dos tenistas empezó con un ritmo prominente, marcado por Ruud, sabedor que el desgaste podría ser una partida en su favor. De hecho, el primer juego ahora fue de unos siete minutos, un aviso para los 25.000 espectadores que se brindaron cita en la Arthur Ashe para poder ver entre los partidos mucho más esenciales en la historia del tenis español.

El noruego entró algo mucho más centrado y ha podido cerrar ese primer juego con su saque, para ponerse con 2 bolas de 'break' en el segundo del partido, frente a un murciano que de a poco iba accediendo en temperatura. El español remontó un 15-40 merced a 2 buenísimos primeros saques y un 'ace', concluyendo con esa primera amenaza del noruego.

Alcaraz se lo creía y rompió el servicio del noruego por vez primera en el tecer juego del desafío para poner el 2-1, apoyado en un juego directo a la par que consistente, con una derecha muy dominante. Aguantó el sólido comienzo del nuevo número 2 de todo el mundo para llevarse su siguiente servicio y poner en el marcador del primer equipo el 3-1. La lozanía de piernas del murciano se imponía hasta el día de hoy a la especialidad y orden del noruego.

Con 4-3 para Alcaraz, Ruud reconoció un punto positivo del español por doble bote, una vez que el juez de silla no lo viese desde su situación. Un ademán que agradeció el de El Palmar, una exhibe del buen trato que reina entre 2 de los tenistas llamados a controlar el cuadro en los próximos años. La inercia efectiva de Alcaraz no se frenó en esta primera manga, para cerrar el primer equipo con un 6-4, tras un último juego en blanco con su servicio.

Ahora en la segunda manga, Alcaraz respondió al primer juego del noruego con uno en blanco para poner el 1-1, confiando bastante en su servicio y con puntos cortísimos con su saque, quizá para dirigir y administrar su aptitud de resistencia, siendo consciente de que el partido podría alargarse mucho más de la cuenta.

Con 2-2 y 0-15 se vio de los mejores y mucho más largos puntos del partido, que cayó del lado de Ruud. El noruego era sabedor de que no podía dejarse ir en este segundo equipo para sostener sus opciones de alzar su primer 'Grand Slam'. El primer punto de juego de plataformas llegó con 3-2 y 15 iguales, en el momento en que Ruud tiró un globo al español que llegó simple, asimismo lo logró al remate del noruego a la izquierda, pero Ruud respondió con una dejada irrealizable para el murciano. R

Ruud prosiguió esa inercia efectiva para cerrar ese juego clave y poner el 4-2 en su favor, rompiendo el saque de Alcaraz. En este segundo equipo se vio a un murciano considerablemente más desordenado, mucho más influido por las conmuevas, mientras que el noruego se hacía fuerte desde el fondo de la pista, sacando a resplandecer su forma de pensar de hielo, con considerablemente más rigidez. Eso le dejó ser realmente superior y cerrar 2-6 este segundo equipo.

REACCIÓN DE CAMPEÓN DE ALCARAZ EN EL TERCER SET

El español era siendo consciente de que debía llevar a cabo cambios y empezó la tercera manga de la mejor forma, rompiendo el saque del noruego. Cerró ese primer juego con una magnífica y plástica dejada, para después poner en el marcador el 2-0 tras un enorme juego y un último punto de saque directo. Sin embargo, Ruud halló un orificio negro en el juego del español, que dio un bajonazo en el desempeño. Así, se pasó del viable 0-3 al 3-2 para el noruego, con las ideas mucho más visibles.

Alcaraz vivía su peor instante del acercamiento, si bien dio tiempo para poder ver algún punto mucho más de esos inverosímiles que levantaron a la Arthur Ashe. Con 5-6, Ruud tuvo 2 bolas de equipo para ponerse 2-1 en el partido, pero Alcaraz fue muy intrépido y se la jugó yéndose a la red y realizando una volea resbalando hacia la derecha para ganar el punto. En ese juego, Alcaraz forzó el desempate con un punto antológico que logró aloquecer al público neoyorquino.

Ahora en el cuarto equipo, el murciano tuvo bola de 'break' para poner el 4-2 y no falló, con un 'rally' largo que desesperó a Ruud, que golpeó larguísimo en el peor instante. Alcaraz medró en el instante oportuno, colocándose a solo 2 juegos de realizar historia y alzar su primer 'Grande'. Tuvo que aguardar a su servicio para poner el 6-3 definitivo y lanzarse al suelo para festejar su sueño americano, tras transformarse en el nuevo 'rey' del tenis mundial.