• sbado 24 de septiembre del 2022
728 x 90

Alcaldes damnificados por el incendio de la Vall d'Ebo: "Es una catástrofe"

img

ALICANTE, 17 Ago.

El incendio forestal proclamado el pasado sábado en Vall d'Ebo, que deja por ahora 11.500 hectáreas carbonizadas y ha causado la evacuación de unas 1.500 personas de Famorca, Fageca, Tollos, Beniaia, Benimassot, la Garrotxa, Benirrama, Vall d'Alcalà o Benialí, dejó una panorama desolador dentro de la provincia de Alicante, donde los alcaldes damnificados lamentan que es "una catástrofe".

Varios de los primeros ediles de estos ayuntamientos están esperando de que las autoridades confirmen la buena evolución del incendio para regresar a las ciudades en las próximas horas.

Así lo han afirmado en afirmaciones a Europa Press los alcaldes de la Vall d'Alcalà, Tollos y Benimassot, que todavía prosiguen expulsadas y pendientes al avance del incendio. Los tres han lamentado el panorama "desolador" que dejaron las llamas a su paso por el primordial pulmón verde de la provincia: "Es una catástrofe".

El alcalde de Vall de Alcalá (Marina Alta), Pablo Martínez, ha lamentado que "se ha quemado todo alrededor, es una catástrofe, se ha quemado toda la masa forestal, los cultivos, tal como una parte del patrimonio" y el "pulmón" de la Marina aseguró.

Del mismo modo, ha lamentado la "pérdida de todo el potencial de riqueza". "Si ahora teníamos despoblación, con los pocos elementos que teníamos, en este momento estamos con un panorama desolador, está todo quemado", ha lamentado y ha añadido que si no se recobran los cultivos y los campos, "tendremos este inconveniente mucho más recurrentemente".

Por su parte, el alcalde de Tollos (El Comtat), Félix Frau, ha reconocido que, en la evolución del fuego, "nos encontramos mejor que ayer"."En Tollos está todo apagado cerca del pueblo pero cambió el viento nuevamente y se ha reproducido entre los últimos brotes, que está permanente pero con alarma, por el hecho de que fué muy grande", ha subrayado.

Así, ha remarcado que "cualquier cambio del aire puede trastocar la situación" de un pueblo que prosigue desalojado pero que si la situación optimización en las próximas horas, los vecinos y vecinas podrían regresar.

Por último, Ismael Molinés, alcalde de Benimassot, asimismo ha apuntado que la sensación es que los vecinos están "tolerando una situación extraña, entre indignación y tristeza". Además, ha lamentado la quema de "prácticamente toda la masa forestal" que bordea este concejo colindante con Tollos y Fageca. "El cómputo que puedo realizar es que perdimos prácticamente toda o toda la masa forestal, el encontronazo es bestial", ha zanjado.