• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Alberto Rodríguez exhibe el "grito de independencia de un país entero" desde la prisión de 'Modelo 77'

img

SAN SEBASTIÁN, 16 Sep.

El directivo Alberto Rodríguez ha contado que su última película, 'Modelo 77', se enmarca en "pleno paso de la dictadura a la democracia" y ha señalado que "el grito de independencia que daba un país entero acabó permeabilizando hasta una prisión".

"Esa prisión pasa a ser un reflejo de una localidad y una sociedad", ha añadido. Además, ha considerado que "no existe nada peor que tu tiempo pertenezca a otro" y eso es algo que hace "empatizar" al espectador con lo que se cuenta en 'Modelo 77'.

La película, inspirada en hechos reales, se ubica en 1977 en la prisión Modelo de Barcelona donde Manuel, un joven contable, encarcelado y pendiente de juicio por cometer un desfalco, se encara a una viable pena de entre 6 y 8 años. Junto a su compañero de celda, Pino, se une a COPEL, un colectivo de presos que luchará por los derechos de los presos recurrentes y la amnistía. Así, comienza una guerra por la independencia que va a hacer tambalearse al sistema carcelario español.

Rodríguez, en rueda de prensa, ha manifestado que viene al lado de su aparato a la ciudad más importante guipuzcoana con "una alegría colosal" y "sintiendo el peso de la compromiso" de que 'Modelo 77' inaugure, fuera de certamen, el 70 Festival de San Sebastián, algo que es "un honor". "Estoy inquieto y feliz", expresó.

En esa línea, ha apuntado que es una película "muy amena", pero al unísono donde el espectador "se puede proceder a casa haciéndose cuestiones", y explicó que el emprendimiento ha retrasado "una barbaridad" en poder salir adelante por distintos fundamentos, como nuestro desempeño de la prisión barcelonesa hasta 2017.

Precisamente, el productor José Antonio Félez ha detallado lo "bien difícil" que fue sacar el emprendimiento adelante y explicó que hace un par de años eligieron retomarlo pues era una historia "que deseaba ser contada". De este modo, ha señalado lo complejo de rodar en la Modelo de Barcelona, una prisión "vacía desde 2017" pero que había "cambiado bastante", con lo que hubo que trabajar para "regresar a su apariencia de aquella temporada" y "afortunadamente se logró".

Así, ha contado que 'Modelo 77' se enmarca en "pleno paso de la dictadura a la democracia" y ha señalado que "el grito de independencia que daba un país entero acabó permeabilizando hasta la prisión". "Esa prisión pasa a ser un reflejo de una localidad y una sociedad", ha añadido. Además, ha considerado que "no existe nada peor que tu tiempo pertenezca a otro" y eso es algo que hace "empatizar" al espectador con lo que se cuenta en 'Modelo 77'.

El realizador de 'La isla mínima' ha subrayado el "deber" exhibido por todo el aparato del largometraje y ha asegurado que ha "gozado bastante" de este rodaje pues "todo el planeta fué muy espléndido". A este razonamiento se ha sumado el actor Miguel Herrán, que ha asegurado que ha gozado "de forma inusual" del rodaje y ha señalado que fué "feliz" debiendo levantarse "un lunes a las cinco de la mañana" para proceder a rodar.

Preguntado por la presencia del humor en una película tan dura, el directivo hispalense ha considerado que el humor es "algo inseparable al humano" y que en 'Modelo 77' quisieron que los individuos "no fuesen estereotipos, sino más bien personas", con lo que "el humor fué accediendo de manera natural".

Por su parte, Javier Gutiérrez ha asegurado que no es "muy ilusionado" con el "apogeo de la derecha en Europa" y ha considerado que "no corren buenos tiempos". Por ello, ha señalado que le genera "emoción y envidia" de qué manera un conjunto de presos "con todo en contra" llegó a hallar "lo que logró, algo que sería irrealizable en este momento". A su juicio, la pandemia "nos hizo mucho más ególatras y mucho más individualistas" y, por este motivo, considera "mucho más enternecedora aún" lo que se cuenta en esta película.

Miguel Herrán, por su parte, explicó que para elaborar su papel tuvo la posibilidad de charlar con entre los presos que vivieron el hecho que cuenta 'Modelo 77' y ha señalado que fue "muy enriquecedor" charlar con él pues, más allá de sus prácticamente 80 años, sostiene "una observación de años de pelea y desesperación" y prosigue haciendo un trabajo por los derechos de los presos.

En esa línea, el intérprete de producciones como 'La casa de papel' ha manifestado que el cine le dió "bastante". "Esta profesión tiene la aptitud de mudarte la vida, para bien o para mal. Tengo un amigo al que 'Modelo 77' le hizo meditar bastante y progresar y pienso que las películas tienen la aptitud de llevarlo a cabo", aseguró.

Gutiérrez ha compartido este razonamiento y ha señalado que le agrada el cine "como éste, que te convierte como ciudadano, como espectador". En su opinión, "es algo que tienen" las películas de Alberto Rodríguez, que "charlan de la verdad social y política de este país".

Por su parte, Fernando Tejero ha asegurado que fué "un sueño" trabajar con Rodríguez, directivo al que llevaba tiempo "tirando la caña". De este modo, ha señalado que está feliz pues, más allá de ser un personaje de reparto, "es complejo y en escaso tiempo debe contar bastante". "Pertence a los trabajos en los que mucho más cómodo me he sentido, un sueño que agradeceré siempre y en todo momento", ha añadido.