• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Albares se reunirá mañana en Bruselas con el vicepresidente económico de la Comisión en medio de una crisis con Argelia

img

El ministro altera su agenda y no asistirá por último a la Cumbre de las Américas

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, se desplazará este viernes a Bruselas para entrevistarse con el vicepresidente de la Comisión responsable de la política comercial de la UE, Valdis Dombrovskis, conforme han informado fuentes diplomáticas a Europa Press.

El movimiento del ministro se genera tras la resolución de Argelia de suspender las operaciones de comercio exterior con España en contestación al giro "injustificable" del Gobierno con en comparación con Sáhara Occidental, tras respaldar el plan de autonomía para el Sáhara.

Albares indicó que se está "examinando precisamente las implicaciones de esa medida, la llegada práctico, tanto en todo el país como europeo", en referencia al Acuerdo entre la UE y Argelia.

Una vez completado este análisis, ha adelantado el ministro, el Gobierno va a poder "ofrecer la contestación correcta". Una contestación, dijo el ministro de Exteriores, que va a ser "sosiega y edificante pero asimismo estable en la defensa de los intereses de España y de las compañías españolas".

En función del resultado, entre las opciones de las que dispondría el Gobierno sería denunciar a Argelia frente a la UE por incumplir el acuerdo de asociación que entró en vigor en 2005, más allá de que las fuentes gubernativos consultadas por Europa Press influyen en que "no se debe adelantar hechos".

La Comisión Europea, por su lado, ha pedido a Argelia que dé marcha atrás. En rueda de prensa en Bruselas, el representante primordial de la Comisión Europea, Eric Mamer, ha instado a Argel a "ofrecer marcha atrás" a la resolución que ha calificado de "increíblemente alarmante".

A su vez, la representante de Exteriores de la UE, Nabila Massrali, ha asegurado que la diplomacia europea ahora está valorando el encontronazo que tiene esta resolución en las relaciones con el bloque. "Llamamos a las autoridades argelinas a comprobar su resolución, Argelia es un colega esencial de la UE en el Mediterráneo y un actor clave de la seguridad regional", ha señalado.

"Aguardamos que representando a una asociación sólida y perdurable Argelia revierta su resolución y trabaje con España para sobrepasar los disconformidades recientes", ha ahondado la representante. La UE es el primordial colega comercial de Argelia y representa el 46,7 por ciento del total de transferencias argelinas, según los datos de Bruselas que corresponden a 2019.

En este sentido, Bruselas ha pedido encauzar la situación a través del diálogo bilateral entre España y Argelia. Pese a asegurar que la diplomacia europea está preparada para prestar asistencia, la representante de Exteriores dejó a cargo de España y Argelia las ideas de diálogo. "En el momento en que charlamos de diálogo es entre los 2 países", ha precisado Massrali, frente a las cuestiones de los cronistas.

No obstante, por el momento no hay perseverancia de si se han producido contactos entre el Gobierno y Argelia en las últimas horas. Preguntado por esta cuestión esta mañana, Albares ha apelado a la discrección para no revelar datos. "Yo lo que busco es ser constructivo a fin de que la relación con Argelia sea la mejor viable" pero asimismo que "nuestros intereses queden completamente protegidos", ha zanjado.

CANCELA SU VIAJE A LA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

El ministro ha cambiado su agenda y al final no se trasladará a Los Ángeles, donde tenía sosprechado formar parte este jueves y viernes en la Cumbre de las Américas a convidación de Estados Unidos. En su rincón, asistirá la asesora de Estado de Cooperación Internacional, Pilar Cancela, han precisado las fuentes.

El acontecimiento debía ser útil, según adelantó el medio estadounidense Axios, para firmar un convenio de reasentamiento de asilados centroamericanos desde Estados Unidos hacia España. Según los documentos a los que tuvo ingreso este medio, España estaría preparada para recibir un número "modesta" si bien "de forma simbólica esencial" de asilados centroamericanos.

También, el Gobierno español asimismo estaría presto a admitir duplicar o aun triplicar el número de trabajadores temporales que vienen a España desde Centroamérica en razón de pactos concretos con sus países de origen, como el que hay ahora con Honduras.

Ni el Gobierno español ni el estadounidense han afirmado el acuerdo, más allá de que fuentes de la Casa Blanca reconocieron que hubo "diálogos en hondura" sobre esta cuestión tanto con los países de la zona como "con ciertos asociados externos como España, que fué verdaderamente útil tanto en lo relativo a las causas en la raíz de la cuestión de Centroamérica como probablemente sobre migración".

El eventual acuerdo habría sido abordado a lo largo de la primera asamblea del Grupo de Trabajo España-EEUU sobre Centroamérica que sucedió el pasado 25 de mayo y estuvo encabezada por el secretario de Estado para Iberoamérica y el Caribe, Juan Fernández Trigo, y la subsecretaria de Estado Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental estadounidense, Emily Mendrala.

En su comunicado grupo, los 2 países afirmaron que habían "estudiado proposiciones y acciones para emprender de forma conjunta y con los países de la zona los retos que sugieren el movimiento forzado y los movimientos migratorios irregulares en y desde Centroamérica", con lo que el acuerdo de reasentamiento podría cuadrar en estas proposiciones.

El acontecimiento debía ser útil, según adelantó el medio estadounidense Axios, para firmar un convenio de reasentamiento de asilados centroamericanos desde Estados Unidos hacia España. Según los documentos a los que tuvo ingreso este medio, España estaría preparada para recibir un número "modesta" si bien "de manera simbólica esencial" de asilados centroamericanos.

Además, el Gobierno español asimismo estaría presto a admitir duplicar o aun triplicar el número de trabajadores temporales que vienen a España desde Centroamérica en razón de pactos concretos con sus países de origen, como el que hay ahora con Honduras.

Ni el Gobierno español ni el estadounidense han afirmado el acuerdo, más allá de que fuentes de la Casa Blanca reconocieron que hubo "diálogos en hondura" sobre esta cuestión tanto con los países de la zona como "con ciertos asociados externos como España, que fué verdaderamente útil tanto en lo relativo a las causas en la raíz de la cuestión de Centroamérica como probablemente sobre migración".

El eventual acuerdo habría sido abordado a lo largo de la primera asamblea del Grupo de Trabajo España-EEUU sobre Centroamérica que sucedió el pasado 25 de mayo y estuvo encabezada por el secretario de Estado para Iberoamérica y el Caribe, Juan Fernández Trigo, y la subsecretaria de Estado Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental estadounidense, Emily Mendrala.

En su comunicado grupo, los 2 países afirmaron que habían "estudiado proposiciones y acciones para emprender de forma conjunta y con los países de la zona los retos que sugieren el movimiento forzado y los movimientos migratorios irregulares en y desde Centroamérica", con lo que el acuerdo de reasentamiento podría cuadrar en estas proposiciones.