• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

Albares prevé que el aguardado nuevo Reglamento de la Carrera Diplomática vea la luz antes de Navidad

El artículo fija el papel de la Junta de la Carrera en la designación de puestos tal como las reglas para los ascensos

MADRID, 2 Oct.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, prevé que el nuevo Reglamento de la Carrera Diplomática, con el que se busca ofrecer mucho más transparencia y previsibilidad a la designación de puestos en el extranjero, incluidos embajadores, vea la luz antes de Navidad, conforme han informado fuentes diplomáticas a Europa Press.

La redacción del Reglamento viene alentada por la resolución del Tribunal Supremo de anular predeterminado de manera del aprobado en el mes de julio de 2014 por el Gobierno de Mariano Rajoy, al comprender que no había sido sometido a negociación colectiva tras el recurso anunciado por el Sindicato Independiente del Servicio Exteriores del Estado (SISEX).

El desarrollo se inició con Arancha González Laya como ministra de Exteriores, a quien sucedió Albares en el mes de julio de 2021, pero se ha dilatado en el tiempo. Las fuentes esgrimen que un artículo de estas peculiaridades supone adversidades ya que "hay que dominarlo a múltiples procesos de solicitud que ralentizan los tiempos".

Con todo, resaltan que "se ha remediado el defecto de manera del previo, dando audiencia en su tramitación a los sindicatos", primordial fundamento por el que el previo reglamento fue anulado.

El artículo, han correcto las fuentes, "ahora tiene el visto bueno de la Comisión Superior de Personal" y en este momento solo quedan atentos los reportes de la Oficina de Calidad Normativa, del Ministerio de Hacienda y del Consejo de Estado, antes que sea aprobado en Consejo de Ministros, algo que Albares confía en que ocurra antes que que concluya el año.

En la versión final del reglamento, que aún no se hizo pública, se han estudiado las aportaciones efectuadas a lo largo del desarrollo de consultas y se ha realizado ciertas ediciones respecto al artículo inicial que se publicó en el mes de noviembre de 2020 en la página web del Ministerio de Exteriores.

Por una sección, el reglamento busca asegurar "la intervención en la Junta de la Carrera Diplomática de los representantes seleccionados por y entre los pertenecientes de las diferentes categorías, asegurando que los intereses y pretensiones de todas y cada una ellas estén adecuadamente representados".

En este sentido, se establece el desarrollo por el que se escoge a los integrantes de la junta tal como las funcionalidades que ejercita exactamente la misma, siendo la primordial de ellas la de efectuar una iniciativa con los nombres de los integrantes de la Carrera Diplomática que podrían ocupar las plazas libres en el exterior, aparte de llevar a cabo el catálogo con las plazas a contemplar.

Conforme a la redacción inicial del archivo, entre los pertenecientes de la Junta no aparecen representantes de los sindicatos, como han venido demandando estos desde hace un tiempo.

Desde la Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE), mayoritaria entre los integrantes de la Carrera Diplomática, defienden en afirmaciones a Europa Press que "en el momento en que algo marcha no se debe modificarlo" y resaltan que los diplomáticos están contentos con este órgano asesor, cuyos integrantes escogen ellos mismos y que por consiguiente "velan por sus intereses y evitan las discrecionalidades" en la adjudicación de plazas.

Por otra sección, señala los requisitos precisos para el ascenso entre categorías en la Carrera Diplomática, dejando claro eso sí que el ascenso a embajador "corresponde de manera discrecional al Consejo de Ministros" a iniciativa del titular de Exteriores y puntualizando que, si bien el cargo está "guardado con carácter general" a diplomáticos, el Gobierno puede designar a personas que no pertecen a este conjunto funcionarial.

Asimismo, busca ofrecer contestación a entre las primordiales reclamaciones de los integrantes de la Carrera Diplomática, la antelación con la que conocen sus nuevos sitios en el extranjero para lograr elaborar de esta manera su traslado al país de destino --mudanza, vivienda, búsqueda de centros académicos para los hijos--.

En este sentido, la fecha de convocatoria general de forma anual de puestos en el extranjero, a la que en la jerga diplomática se conoce como 'bombo', se adelanta desde febrero hasta octubre del año previo. De este modo, el catálogo definitivo con los puestos asignados se va a conocer en el último mes del año al paso que la incorporación a la novedosa plaza se generará desde el 30 de junio.

A falta de entender su redacción determinante, el boceto de reglamento asimismo recopila el periodo de tiempo en el que, a priori, han de estar los diplomáticos en sus diferentes puestos, que se dividen por categorías en función de las condiciones de los países de destino, siendo los de Clase A los mucho más 'simples' --generalmente países de europa-- y los de clase C Especial los más difíciles.

Asimismo, se deja claro que los diplomáticos no van a poder encadenar puestos en el exterior durante más de nueve años seguidos y tampoco van a poder estar en servicio activo en España a lo largo de mucho más de ocho años seguidos sin pasar por un puesto fuera del país.