• jueves 08 de diciembre del 2022
728 x 90

Alaska, inopinada protectora de Íñigo Onieva: "Adoro a Tamara, pero ¿en este momento es Jack 'el destripador'?"

img

   MADRID, 4 Oct. (CHANCE) -

   Alaska y Mario Vaquerizo son entre las parejas mucho más unidas y enamoradas del panorama nacional, y lo han vuelto a probar en la inauguración de un nuevo término de casino que asegura transformarse en el epicentro de las noches mucho más ruines de la ciudad más importante mezclando perfectamente juego, música y gastronomía.

   Un espacio que la artista confiesa que le recuerda a Las Vegas, donde se casó con Mario hace la friolera de 23 años. ¿Cuál es el misterio de su éxito?: "El cariño... Triunfan las ganas de que triunfe y frecuentemente claro que te riñas, hubo ciertos mejores instantes que otros, pero prosigues debiendo tener ganas, tú no lo puedes impostar. Las ganas no te las puede eliminar absolutamente nadie y no las puedes crear" confiesa.

   Además de esto, Alaska sabe que la lealtad es un aspecto primordial en su matrimonio y, como acepta, no disculparía una desealtad. "Las he perdonado en relaciones precedentes y no lleva a nada por el hecho de que en el final siempre y en todo momento andas con la mosca tras la oreja" enseña, reconociendo que si bien con prácticamente 60 años piensa así, "en el momento en que tienes 20, 25, 30, 35, no lo ves de esta manera".

   Por eso comprende con perfección a Tamara Falcó, por quien acepta que tiene "adoración desde el instante en que era pequeña". Sin embargo, piensa que ninguno deberíamos meternos en su separación con Íñigo Onieva por el hecho de que "es solo cosa de Tamara". "Y sí, Tamara tiene todo el derecho a decir que se siente engañada pues lo estuvo, pero el resto no" afirma, defendiendo al empresario de los muy, muy duros asaltos que ha recibido desde el instante en que se destapó su infidelidad a la marquesa de Griñón: "Veremos, ¿en este momento Íñigo es ‘el degollador de Boston’ o Jack, ‘el destripador’? No".

   "No comprendo que en este momento afirméis que una infidelidad va a perjudicar a los negocios de Íñigo. Estamos en el 2022, lo que pasó solo le puede ofender a Tamara y a el resto nos debería ofrecer igual" apunta.

     Y de la separación mucho más comentada actualmente al fallecimiento de entre los enormes comunicadores de este país, Jesús Quintero, para el que Alaska no posee mucho más que buenas expresiones. Confesando que ignoraba que el "desenlace fuera tan inmediato" la artista resalta "la manera particular que tenía de realizar las entrevistas. Los silencios son fundamentales y el buen entrevistador se calla a fin de que tú sueltes. Y él lo hacía". "Un individuo particular que hacía las cosas de manera diferente, y eso para mí es lo primordial" asegura.