• viernes 30 de septiembre del 2022
728 x 90

Al Sadr demanda al presidente, al presidente y al presidente del Parlamento para soliciar selecciones en Irak

img

La Judicatura iraquí había rechazado la solicitud del clérigo para disolver el Parlamento por quedar fuera de su rivalidad

MADRID, 14 Ago.

El clérigo chií y hombre fuerte de Irak, Muqtada al Sadr, ha anunciado este domingo una demanda contra el presidente del país, Barham Salé; el presidente, Mostafá al Kazemi, y el presidente del Parlamento, Mohamed al Halbusi, para reclamar la disolución de la cámara y obligar a la Presidencia a fijar una fecha para selecciones parlamentarias adelantadas, así como transporta demandando desde hace unos días.

La demanda, amparada según el artículo en el producto 64 de la Constitución iraquí, es la contestación del clérigo a la resolución adoptada horas antes por el Consejo Judicial Supremo de Irak, que se había proclamado incompetente para opinar sobre una solicitud inicial del clérigo para disolver el Parlamento, convocar novedosas selecciones y sacar de este modo a Irak de la grave crisis política donde está sumido desde los últimos comicios, en los que el bloque del espiritual se levantó como vencedor.

La victoria de Al Sadr a costa de las formaciones proiraníes del país representadas en el llamado Marco de Coordinación han desembocado en un bloqueo de las diálogos de Gobierno y días de manifestaciones en la ciudad más importante que llegaron aun a culminar en la toma del Parlamento.

La demanda fué presentada por el secretario general del Bloque Sadrista, Nassar al Rabihi, comunica Shafaq News.

La opción de nuevos comicios fué cogiendo fuerza en los últimos días e inclusive el presidente de la cámara, Al Halbusi, se había exhibido en pos de ello, pero la oposición proiraní se ha desligado de la idea y el clérigo había conminado con una contestación instantánea a un viable rechazo del Consejo, como al final ocurrió, y que se traduce en este momento en la demanda que termina de enseñar.

Aunque el consejo judicial iraquí no pudo aceptar la solicitud de Al Sadr, ha coincidido no obstante con las votaciones del clérigo sobre el sombrío futuro que espera al país si no se soluciona esta crisis, según las estimaciones del presidente del Tribunal Supremo iraquí, Faiq Zeidan.

"El Consejo coincide con el diagnóstico negativo de Al Sadr respecto al diagnóstico negativo de la situación política en el país y, en verdad, el presidente del consejo ha lanzado luz sobre esos temas muy frecuentemente", según la nota obtenida por Shafaq.

Sin embargo, y como ahora sucediera con una solicitud de organizaciones civiles formulada en el tercer mes del año del actual año, "el Consejo Superior de la Judicatura no posee facultades para disolver el Consejo de Representantes".

"No hay ningún producto constitucional", apostilla la Judicatura, "que deje al consejo intervenir en los temas de las autoridades legislativas o ejecutivas de conformidad con el principio de separación de poderes estipulado en el producto 47 de la Constitución de Irak de 2005".

Por ello, el Consejo solicita a "las fuerzas políticas a que se abstengan de involucrar al poder judicial en sus batallas, dada la naturaleza neutral que tiene entre las partes".

Las últimas parlamentarias, de carácter adelantado, fueron convocadas tras la grave crisis política donde se vio sumido el país después de las masivas movilizaciones registradas en 2019, que forzaron la dimisión del Gobierno y la aprobación de una exclusiva legislación electoral.

Las manifestaciones, que reventaron en el mes de octubre de 2019 y se saldaron con mucho más de 550 fallecidos --según el cómputo oficial facilitado en el mes de julio de 2020--, supusieron una exclusiva exhibe del infortunio de la población con la clase política frente a los varios casos de corrupción, el estado deplorable de los servicios públicos y la crisis económica dominante en Irak.