• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Al Sadr da un ultimátum de 72 horas para firmar un convenio político en Irak

img

El clérigo pide que se abstengan las fuerzas políticas que cooperaron con EEUU a lo largo de su ocupación del país

MADRID, 27 Ago.

El clérigo iraquí Muqtada al Sadr dió a las fuerzas políticas del país un período de 72 horas para firmar un convenio que ponga fin a la crisis política a condición de que se abstenga de formar parte cualquier capacitación que haya cooperado con Estados Unidos desde su ocupación del país en 2003.

Al Sadr endurece de esta manera todavía mucho más sus necesidades para sentarse a la mesa de diálogo con el resto de conjuntos. El clérigo, que transporta semanas movilizando a sus centenares de miles de simpatizantes en Bagdad hasta el punto de haber tomado en un par de ocasiones el Parlamento, pide disolución del hemiciclo y la declaración de novedosas selecciones, siendo consciente del respaldo del que disfruta como líder de la capacitación mucho más votada en los últimos comicios de octubre.

Desde entonces, el país prosigue sin Gobierno por las profundas disconformidades entre el bloque saderista y el resto de formaciones.

"Hay algo más esencial que disolver el Parlamento y festejar selecciones adelantadas: la no participación de todos y cada uno de los partidos y personalidades que participaron en el desarrollo político desde la ocupación estadounidense en 2003 hasta este día", hizo entender entre los elementos mucho más próximos a Al Sadr, Mohamed Salí, en un aviso recogido por la agencia Rudaw.

"Si no hay acuerdo en 72 horas, no va a haber espacio alguno para una reforma, y nos desentenderemos de lo que ocurra más adelante", ha añadido.

Los enormes derrotados de las pasadas selecciones, los partidos proiraníes, tal como otros oponentes del clérigo, pidieron que abra la puerta a un gobierno de concentración, pero el espiritual pide en su rincón un gobierno de mayorías, proporcional al resultado de las selecciones.

En queja por el bloqueo político, los miembros del congreso de los diputados de Al Sadr se retiraron del Parlamento para dejar su mayoría en manos exactamente de los partidos proiraníes, concentrados en el llamado Marco de Coordinación.

La situación llegó hasta tal punto que el Tribunal Supremo de Irak se reunirá el martes próximo, 30 de agosto, para elegir si le compete pedir la disolución del Parlamento iraquí. Aunque la corte ha insistido desde el primer instante en que no le compete pronunciarse siquiera sobre la disolución por atentar contra la separación de poderes.

No obstante, la presión de los adeptos de Al Sadr -- que el martes eligieron realizar un sentada en queja frente a la sede del Consejo Judicial de Irak -- terminó forzando esta asamblea, si bien sea para producir una opinión en estable a la demanda presentada por el máximo responsable político del movimiento de Al Sadr, Nasar al Rubaie.