• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

AI solicita una investigación en el TPI para evaluar probables crímenes de guerra a lo largo de los asaltos de agosto en Gaza

img

Amnistía Internacional pide a España la suspensión del suministro y venta de armas a Israel

MADRID, 25 Oct.

La ONG Amnistía Internacional ha demandado este lunes una investigación en el Tribunal Penal Internacional para evaluar probables crímenes de guerra a lo largo de los combates de agosto entre el Ejército israelí y Yihad Islámica en la Franja de Gaza. En relación a esta crueldad, Amnistía ha instado al Gobierno español a cesar la venta de armamento a Israel.

"A pesar de que la última ofensiva de Israel contra Gaza solo duró tres días, fue suficiente tiempo para desatar nuevos traumas y destrucción sobre la población asediada. Los tres asaltos fatales que analizamos han de ser investigados como crímenes de guerra; todas y cada una de las víctimas de asaltos ilícitos y sus familias meritan justicia y reparación", ha manifestado la asesora general de la ONG, Agnès Callamard.

El Ejército israelí anunció en el mes de agosto una operación de bombardeo contra objetivos de la organización terrorista Yihad Islámica en la Franja de Gaza tras múltiples días en estado de alarma por probables represalias de la organización tras la detención en Cisjordania de un prominente cargo del conjunto.

Los primeros minutos de la llamada operación 'Amanecer' han comenzado con el aviso de la desaparición de un comandante de las fuerzas militares de Yihad Islámica en el norte de Gaza, reconocido como Taisir al Yabari, una muerte que fue confirmada por nuestra milicia.

Tras ello, las partes comenzaron un trueque de misiles, tanto en diferentes puntos estratégicos de la Franja de Gaza como en ciudades israelíes, entre ellas Tel Aviv.

Amnistía Internacional ha concluido que entre las víctimas de esos asaltos "de precisión" de Israel había un niño de 4 años, un joven que estaba visitando la tumba de su madre y una estudiante de 22 años que se encontraba en su casa con su familia.

Según la ONU, los combates se saldaron con la desaparición de 49 palestinos, al tiempo que la evaluación de la ONG menciona a 33 fallecidos, cuya compromiso recaería en las fuerzas israelíes, entre aquéllos que habría cuando menos 17 civiles.

AI ha entrevistado a 42 personas, entre aquéllas que están sobrevivientes de los asaltos, tal como familiares de las víctimas, presentes presenciales y personal médico. Asimismo, la ONG asimismo ha visitado cuando menos 17 sitios, llegando a catalogar pruebas como fotografías, restos de armas o imágenes satelitales.

La estudiante de 22 años, Duniana al Amur, murió el 5 de agosto por un proyectil disparado por un tanque israelí que alcanzó su casa, a solo un quilómetro de la valla fronteriza gazatí, y también hirió a su madre, Farha, y a su hermana de 25 años, Areej.

Unos veinte minutos tras el encontronazo del proyectil, las fuerzas israelíes lanzaron misiles contra la torre de supervisión de las Brigadas de Al Quds, a 750 metros de la vivienda de la estudiante. AI expresó, tras efectuar un análisis balístico, que "es improbable que el tanque estuviera apuntando a ninguna de ámbas torres de supervisión en el momento en que alcanzó la vivienda", puesto que "de ser de este modo, habría fallado en cientos y cientos de metros".

Otro de los accidentes analizados por AI es el ataque con misiles al cementerio de Al Faluya en Yabalia, en el norte de la Franja de Gaza, el 7 de agosto, en el momento en que el joven Nadhmi Abu Karsh, de 15 años, visitaba la tumba de su madre.

"De súbito oímos el sonido de un misil explotando muy cerca de donde estábamos. Corrí hacia cementerio, como prácticamente todo el resto de la multitud del vecindario. La gente comenzó a agarrar unas partes de cuerpos hechos jirones. Los progenitores no reconocían los cuerpos de sus hijos", expresó su padre, Fayez, a Amnistía.

Las fuerzas armadas israelíes culparon en un inicio del ataque a la Yihad Islámica Palestina. Sin embargo, fuentes le mostraron al períodico 'Haaretz' que las indagaciones preliminares no daban a conocer que ni este conjunto ni las Brigadas Al Quds habían lanzado misiles en el instante del ataque.

"Contamos vídeos que prueban alén de cualquier sombra de duda que no es un ataque israelí. Se demostró inequívocamente que es un lanzamiento fallido de un cohete de Yihad Islámica", apuntó otra fuente militar citada por 'The Times of Israel'.

"La sepa de objetivos militares visibles señala que el ataque podría ser un ataque directo deliberado contra la población civil o recursos de carácter civil y, por consiguiente, constituir un delito de guerra", indicó, por su lado, AI, añadiendo que "las aterradores secuelas necesitan una investigación urgente".

Asimismo, Amnistía ha concluido que "hay pruebas que señalan que el ataque contra el campo para personas asiladas de Yabalia fue consecuencia de un cohete perdido lanzado por conjuntos armados palestinos". En este hecho fallecieron siete civiles palestinos.

AI, que ha precisado que el ataque debe investigarse "como viable delito de guerra", reveló que 2 minutos antes de generarse la explosión, las Brigadas Al Quds empezaron en las comunidades la transmisión directamente de lo que describieron como la publicación de una racha de cohetes contra Israel.

"A las 21.02 horas (hora local) se causó el ataque en la calle, que se encontraba llena de personas lesiones, con sangre y metralla. Mi hijo pequeño Momen murió en mis brazos y Ahmad murió a solo un metro de mí. Lo único que nos consuela es visto que los cuerpos de nuestros hijos no han quedado hechos trozos", indicó un padre que perdió a 2 de sus hijos.

En el marco del informe, Amnistía Internacional ha solicitado al Gobierno de Pedro Sánchez que suspenda instantaneamente la venta de armas a Israel "hasta el momento en que se tomen medidas sustantivas para asegurar que no hay un peligro importante de que este material sea usado para cometer o hacer más simple violaciones graves del Derecho Internacional".

"Amnistía transporta desde 2008 demandando una suspensión de esta clase de ventas, que el Gobierno español acordó por un tiempo, entre julio y septiembre de 2014, en el momento en que una ofensiva militar israelí en Gaza de 50 días iniciada el 8 de julio de ese año mató a mucho más de 1.500 civiles", ha precisado.

Así, la ONG ha señalado que el Gobierno español autorizó entre 2008 y 2021 licencias de venta de armas por un valor de mucho más de 116 millones de euros y exportó armas a Israel por importe mayor a 21 millones, al tiempo que en 2021 concedió 55 licencias de exportaciones de material de defensa a Israel de 13 millones y le exportó armas de mucho más de 3 millones.