• sbado 24 de septiembre del 2022
728 x 90

Acciona Energía y Sacyr reemplazarán este lunes a CIE Automotive y Almirall en el Ibex 35

img

MADRID, 19 Jun.

Acciona Energía y Sacyr van a dar el salto al Ibex 35 este lunes, en substitución de CIE Automotive y Almirall, que van a pasar a cotizar en el Ibex Medium Cap, según los cambios anunciados por el Comité Asesor Técnico del Ibex el pasado 9 de junio.

Ambas compañías estaban entre las preferidas de los investigadores para ofrecer el salto al selectivo español, aparte de Logista, al realizar las reglas técnicas para su composición.

La entrada de Acciona Energía en el Ibex 35 se concretaba bien difícil ya que, más allá de su prominente volumen de negociación, el 83% del capital de la compañía está a cargo de su matriz, la constructora Acciona, que está que se encuentra en el Ibex 35 desde 1997 con su de hoy denominación.

No obstante, está en el puesto 33 de compañías cotizadas por volumen de negociación, con unos 725 millones de euros entre diciembre del año pasado y mayo del año en curso, periodo de tiempo que tomó en cuenta el comité del Ibex para realizar esta revisión.

Acciona Energía comenzó en Bolsa hace menos de un año, tras poner el 17,25% de su capital a un precio por acción de 26,73 euros, lo que piensa una opinión de 8.800 millones de euros, siendo la mayor salida a Bolsa en España desde la de Cellnex en 2015.

En este primer año, sus títulos se han valorizado: al cierre del pasado viernes, las acciones han cerrado a un precio de 34,66 euros, lo que piensa un 29,66% desde el principio de la cotización en el mes de julio de 2021, con una capitalización bursátil de 11.286 millones de euros, superando ahora aun a su matriz. Asimismo, ahora ha entregado su primer dividendo de 0,28 euros por acción, acrecentando esta revalorización para el accionista.

La compañía protege ser la mayor utility cien% renovable de todo el mundo, con diez,7 gigavatios (GW) de activos en operación, teniendo en torno al 80% de su producción ahora contratada y por consiguiente con un bajo perfil de peligro.

Su propósito es en este momento explotar su salida a Bolsa para duplicar esta aptitud instalada a 20 GW en 2025, con una inversión socia total de 7.800 millones de euros. Posteriormente, prevé llegar a los 30 GW para 2030 mediante su cartera de proyectos ahora en marcha de 17,4 GW, tal como con otras ocasiones identificadas en un largo plazo de 33,3 GW.

Por su parte, Sacyr regresa al primordial selectivo español tras seis años de su salida, en el mes de junio de 2016, en el momento en que cotizaba a 1,6 euros por acción, en frente de los 2,6 euros a los que se intercambian sus acciones en la actualidad, lo que piensa una revalorización del 62% durante estos años.

Al alza del precio de sus acciones se aúnan los dividendos pagados a cargo de todos estos ejercicios por un total de 0,35 euros en efectivo por acción, lo que eleva al 84% la revalorización total para sus inversionistas a lo largo del tiempo que ha continuado fuera del Ibex 35.

El próximo dividendo, por un importe en efectivo de 0,066 euros por acción, lo entregará este martes, 21 de junio, más allá de que las acciones ahora cotizan sin derecho a recibirlo desde el día pasado 3 del mes vigente. También se puede seleccionar cobrarlo con apariencia de novedosas acciones en una proporción de un nuevo título por cada 39.

La compañía entró en el índice en el primer mes del verano de 2003, si bien con su vieja denominación de Sacyr Vallehermoso. Diez años después, en el mes de octubre de 2013, con la venta y desconsolidación de Vallehermoso, su filial de promoción de vivienda y suelo, pasó a figurar en el Ibex con su novedosa denominación.

De este modo, hoy día Sacyr es uno de los más importantes conjuntos mundiales de infraestructuras, con operaciones en cerca de 20 países, como Estados Unidos, Australia, Brasil, Perú, Reino Unido, Italia o Países Bajos, aparte de España, entre otros muchos. Actualmente, cerca del 80% de su cartera y del 70% de su cifra de negocio procede de fuera de España y prevé proseguir incrementando su internalización.

En estos últimos seis años fuera del Ibex 35, la compañía pasó de facturar 2.949 millones de euros en 2015 a 4.675 millones en 2021, un 58% mucho más, al tiempo que ha tresdoblado su resultado bárbaro de explotación (Ebitda), hasta los 923 millones, en frente de los 318 millones de 2015.

Sacyr asimismo ha engordado un 70% su cartera de proyectos en este intérvalo de tiempo, hasta lograr en este momento los 46.000 millones de euros, en contraste con los 27.000 millones de hace seis ejercicios.

Con el foco puesto en este momento en el mercado concesional, que nucléa el 80% de su cartera de proyectos, la meta de la compañía es lograr un Ebitda de 1.200 millones para 2025 y achicar la deuda neta con recurso bajo los 500 millones en 2022.

Dentro del periodo de tiempo computable que el comité del Ibex tiene presente para elegir las novedosas incorporaciones, que comprende del 1 de diciembre al 31 de mayo, Sacyr ha juntado 618 millones negociados en Bolsa, lo que le ubica en el puesto 35, que contrasta, sin embargo, con los 19.000 millones de Santander, número uno del selectivo.

Su media de capitalización en este periodo de tiempo fué de 1.445 millones de euros, por enfrente de Meliá, PharmaMar o Almirall, que sí cotizan en el selectivo.

A cierre del pasado viernes, las acciones de Sacyr marcaban un valor de 2,380 euros por título, con una revalorización del 0,59% respecto al jueves. Actualmente, la capitalización en Bolsa de Sacyr sube a 1.516 millones de euros.