• viernes 03 de febrero del 2023
728 x 90

Abren los institutos electorales en Italia

img

MADRID, 25 Sep.

Los institutos electorales han abierto este domingo a las siete de la mañana en Italia en unas selecciones adelantadas a las que están llamadas a formar parte 50 miles de individuos y que van a poner fin a la etapa del tecnócrata Mario Draghi como presidente.

Los italianos deberán dibujar solo una cruz para todas ámbas papeletas --una rosa para la Cámara de Diputados y una amarilla para el Senado-- que se entregarán el día de hoy en las mesas electorales a cada votante hasta las once de la noche, según ha recogido el diario 'Corriere de ella Sera'.

En estos comicios, en los que se concreta como preferido el bloque de la derecha, dirigido por la ultraderechista Giorgia Meloni, cerca de 4,7 miles de individuos deberán votar desde el exterior, siendo Europa el conjunto de naciones con mucho más italianos.

"El día de hoy puedes contribuir a redactar historia", escribió Meloni en su perfil oficial de Twitter. La líder de Hermanos de Italia, una capacitación que aparece como escisión del centro-derecha de Silvio Berlusconi y que en solamente diez años pasó de ser una anécdota nacionalista, ultraconservadora y antieuropea a posicionarse como preferida, con una intención de voto de sobra del 20 por ciento.

La líder que en su juventud describió al dictador Benito Mussolini como "un óptimo político" es en este momento el mayor exponente del descontento popular que ha apartado a un background a los bloques que comúnmente habían gobernado la política italiana, merced al como asimismo consiguieron esenciales desenlaces en las selecciones anteriores el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la Liga.

En la situacion de Meloni, ha sumado nuevos seguidores tras matizar medianamente ciertas líneas de su alegato --todavía es crítica con la UE pero por el momento no expone la salida del euro--, pero sigue leal a sus mensajes en oposición a la inmigración o a favor de la familia clásico.

En materia fiscal, expone una rebaja de impuestos, en un enfrentamiento mucho más extenso en el que la derecha estudia imponer un tipo único para todos y cada uno de los escenarios de renta --del 15 por ciento, según el líder de la Liga, Matteo Salvini--.

Salvini es el segundo enorme personaje principal de la coalición de derechas y intenta ingresar nuevamente en el Gobierno, como ahora hiciera en una época previo con el M5S donde ejercitó de ministro del Interior y también logró gala de su doctrina de 'puertos cerrados' para los migrantes que procuraban lograr las costas italianas.

El tercero en discordia en esta coalición de derechas es Berlusconi, que adelante de Forza Italia sigue contra viento y marea en la primera línea política, supuestamente inmune a escándalos que van en los últimos años desde los delitos económicos hasta potenciales abusos en sus discutidas fiestas.

Berlusconi, que comúnmente ha representado a la derecha moderada en Italia, terminó fagocitado por 2 formaciones radicales y, a lo largo de la campaña, se vió abocado a asumir que Meloni va a tener derecho a encabezar el próximo Gobierno si, como semeja, su partido es el mucho más votado en las selecciones.

El bloque conservador, que intenta la mayor parte absoluta e inclusive a una supermayoría, no se habría visto perjudicado en la campaña por la sombra de la guerra de Ucrania, que ha obligado a los tres partidos a intentar dejar atrás su frecuente empatía o aun proximidad personal con el presidente ruso, Vladimir Putin, y su órbita.

No obstante, sí han cuestionado públicamente las sanciones impuestas por la UE contra Moscú, apelando a los efectos colaterales perjudiciales, y la oposición ha tirado de hemeroteca para rememorar las visitas de Berlusconi y Putin a la península de Crimea o los nudos de la Liga con el oficialista Rusia Unida, por ejemplo historias.

Ni las observaciones sobre la predominación rusa ni los anuncios relativos hacia un potencial giro extremista en la política interna han servido a fin de que se configure una auténtica opción alternativa de izquierdas en Italia, pese a los sacrificios del ex- presidente Enrico Letta de aunar fuerzas en torno al Partido Democrático (PD).

El frente de izquierdas al final quedó desdibujado con Europa Verde, Izquierda Italiana y Compromiso Cívico --este último un partido desarrollado por Luigi di Maio--, y si bien intenta sobrepasar el 20 por ciento de los votos, podría no bastarle a Letta para tener opciones de gobierno.

Por detrás se ubican el M5S, dirigido por el ex- presidente Giuseppe Conte y que dejó claro desde un comienzo que iría por libre, y una coalición 'ad hoc' entre la Italia Viva de Matteo Renzi y la Acción de Carlo Calenda, que como mucho que aspiran a tener algo que decir en unas hipotéticas negociaciones postelectorales.

Pase lo que pase, Draghi ahora dejó claro que no desea continuar en el poder. El nombre de este economista, viejo responsable del Banco Central Europeo (BCE), fue la única vía de consenso que el presidente italiano, Sergio Mattarella, halló a inicios de 2021 para eludir que Italia se despeñase por el abismo político.

Draghi da la labor por cumplida, en especial tras el desgaste que le ha supuesto encabezar un gabinete de supervivencia con una amalgama de partidos, como dejó claro en su última rueda de prensa. En esta comparecencia, apostó por el europeísmo y defendió la fortaleza de Italia en frente de cualquier viable "títere" de intereses externos.

El 'ránking' electoral que brote tras el cierre de las urnas este domingo, no obstante, no posee por qué razón representar un pacto automático para conformar gobierno. Una vez delegados todos y cada uno de los escaños --en razón de un sistema que combina listas y candidaturas uninominales--, corresponderá a Mattarella abrir en la época de octubre una ronda de contactos.

Berlusconi se vanagloria de ser el último líder en transformarse en presidente tras encabezar la lista de un partido en unas selecciones, algo de lo que pasaron ahora mucho más de catorce años. El frecuente pulso entre aritmética y egos hizo que en este tiempo se procuren aspirantes alternos en el partido mucho más votado o personalidades independientes capaces de producir un mínimo consenso entre formaciones que, de otro modo, jamás se comprenderían.

De hecho, la retirada de los apoyos precisos al Gobierno de Draghi ha obligado a adelantar a las selecciones a este 25 de septiembre. La Constitución establece que la renovación de las cámaras debe efectuarse cada cinco años y los últimos comicios se festejaron en 2018.

Unos 50 millones de italianos están llamados a seleccionar quiénes llenan 400 escaños de la Cámara de Diputados y 200 del Senado. En las dos cámaras va a haber en este momento menos legisladores, de conformidad con lo predeterminado en una reforma constitucional avalada en referéndum por la ciudadanía en el mes de septiembre de 2020.

Los institutos continuarán libres desde las 7.00 hasta las 23.00 horas, a pesar de que los desenlaces terminantes no van a ver la luz hasta el primer día de la semana. Los sondeos adelantan una participación inferior a la de procesos precedentes, con lo que no se desechan sorpresas que tienen la posibilidad de llegar asimismo dependiendo del lado hacia el que se inclinen los titubeantes de última hora.