• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

Abbas "tiende la mano" a Israel para la paz y Biden apoya los 2 estados "en las fronteras de 1967"

img

El presidente de EEUU admite que el instante no es el conveniente para "reiniciar las negociaciones" entre israelíes y palestinos

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, aseguró este viernes que "tiende la mano" a Israel para unas diálogos de paz de cara a terminar al enfrentamiento, en el contexto de una rueda de prensa al lado del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que mostró su acompañamiento a una solución de 2 estados "en las fronteras de 1967".

"Aprovecho esta ocasión (...) para decir que extiendo mi mano a los líderes de Israel para conseguir la paz", ha manifestado Abbas, quien hizo hincapié en que "la posibilidad para una solución de 2 estados en las fronteras de 1967 puede estar libre el día de hoy, pero no se conoce qué va a pasar más adelante".

De esta manera, ha señalado que "la paz comienza con Palestina y Jerusalén" y ha apuntado que la continuación de la situación de hoy "va a llevar a un incremento de las tensiones y a la pérdida de la promesa por un futuro mejor". "Si Israel desea cumplir sus obligaciones, no puede continuar actuando como un Estado sobre la ley, con lo que debe terminar a la ocupación", ha manifestado.

"Solo entonces Israel va a poder vivir en paz, seguridad y buena vecindad con los países y pueblos de la zona, desde la Iniciativa Árabe de Paz", ha señalado el gobernante palestino, que ha defendido que esta paz servirá para poder "un futuro mejor, para las generaciones futuras y para todos y cada uno de los pueblos de la zona".

Abbas ha incidido en que Biden es "un amado amigo de Palestina" y ha añadido que su visita "exhibe un interés en poder paz en la tierra de la paz". "Nuestra asamblea fué una ocasión para debatir la consolidación de nuestras relaciones a dos bandas y comprobar de qué forma puede contribuir Estados Unidos para elaborar una atmósfera para un horizonte político para una paz justa, intensa y durable", ha manifestado.

En este sentido, ha manifestado desde la localidad cisjordana de Belén que ha movido a Biden "la relevancia de establecer nuevamente los pilares sobre los que se fundamentaba el desarrollo de paz, que son las resoluciones de todo el mundo y la solución de 2 estados en las fronteras de 1967". "Tras 74 años de 'Nakba', movimiento y ocupación, ¿no es instante de que concluya la ocupación y que el estable pueblo palestino consigua nuevamente su independencia y también independencia?", se ha preguntado.

"La clave para la paz y la seguridad en la zona comienza con el reconocimiento del Estado de Palestina y admitiendo a los palestinos conseguir sus derechos lícitos, on-line con las resoluciones de todo el mundo, y terminar a todos y cada uno de los temas de estatus final, incluyendo la cuestión de los asilados palestinos", ha argüido, antes de reiterar que "eso comienza poniendo fin a la ocupación".

El presidente palestino ha defendido que su Gobierno "ha respetado las resoluciones de todo el mundo" y se ha puesto en compromiso "a combatir contra la crueldad y el terrorismo". "Aguardamos pasos de Estados Unidos para hacer mas fuerte las relaciones a dos bandas con la reapertura del consulado estadounidense en Jerusalén Este y la retirada de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de la lista estadounidense de terrorismo. No somos terroristas", ha destacado.

En esta línea, ha pedido a Biden la reapertura de la oficina de la OLP en Washington y mostró su predisposición a "sacar cualquier obstáculo para conseguirlo". "Aguardamos que los sacrificios de su Administración dejen pasar página en la ocupación israelí de nuestra tierra, los actos de discriminación racial y apartheid contra nuestro pueblo y las acciones unilaterales que socavan la solución de 2 estados", ha argumentado.

Por último, ha pedido "el objetivo de los asentamientos y la crueldad de los colonos y que se respete el 'statu quo' en los sitios santurrones musulmanes y cristianos", al paso que ha descrito como "una mártir" a la periodista palestino-estadounidense Shirín abu Aklé, fallecida en el mes de mayo en una operación de las fuerzas de seguridad israelíes en Yenín. "Los asesinos de la mártir Shirín abu Aklé tienen que rendir cuentas", ha zanjado.

LOS PALESTINOS "MERECEN UN ESTADO INDEPENDIENTE"

Por su lado, Biden ha descrito a Abbas como "un amigo" y ha defendido que su "deber" con la solución de 2 estados "no cambió a lo largo de estos años". "2 estados en las fronteras de 1967 con intercambios pactados de territorios prosiguen siendo la manera más óptima de conseguir una misma medida de seguridad, prosperidad, independencia y democracia para palestinos y también israelíes", ha argumentado.

"El pueblo palestino merece un Estado que sea sin dependencia, soberano, posible y contiguo", dijo Biden, quien apostó por "2 estados para 2 pueblos, los dos con profundas y viejas raíces en esta tierra, viviendo juntos, en paz y seguridad". "2 estados que respeten los derechos de sus ciudadanos, 2 pueblos gozando del mismo nivel de independencia y dignidad", ha añadido.

"Todo el planeta ha de ser tratado con dignidad, es algo básico", dijo, antes de admitir que "semeja que el propósito de los 2 estados semeja alejadísimo en el momento en que acciones impropias como las limitaciones de movimiento y viaje o la preocupación día tras día por la seguridad de tus hijos es verdadera". "El pueblo palestino está tolerando, puede sentirse el mal y la frustración", ha lamentado.

En esta línea, ha subrayado que "debe existir un horizonte político que el pueblo palestino logre ver o cuando menos sentir". "No tenemos la posibilidad de dejar que la desesperanza robe el futuro", ha señalado, más allá de que ha reconocido que "el instante no es el conveniente para reiniciar las negociaciones". "Ahora mismo, en el momento en que Israel está progresando sus relaciones con vecinos de la zona, tenemos la posibilidad de sentir el impulso para revigorizar el desarrollo de paz entre palestinos y también israelíes", explicó.

El inquilino de la Casa Blanca dijo que "Jerusalén ha de ser una localidad para su población" y ha solicitado "proteger el 'statu quo' de sus sitios beatos". "La única forma de avivar la llama de la promesa es probar que las cosas tienen la posibilidad de ser mejores", ha señalado, antes de comunicar la distribución de 200 millones de dólares estadounidenses (unos 200 millones de euros) a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) "a fin de que prosiga su trabajo escencial de contribuir a los palestinos mucho más atacables, singularmente los pequeños palestinos".

Biden tuvo asimismo expresiones para Abu Aklé y ha destacado que "era una ciudadana estadounidense y una orgullosa palestina que llevaba a cabo un trabajo muy escencial en un medio sin dependencia y por la democracia". "Su muerte es una gran pérdida para el trabajo central de comunicar con el planeta la historia del pueblo palestino. Espero que su legado inspire a mucho más jóvenes para proseguir con su trabajo de reportar sobre la realidad y también historias que con frecuencia son ignoradas", dijo.

Así, ha señalado que "Estados Unidos seguirá insistiendo en una investigación completa y transparente de su muerte y proseguirá defendiendo la independencia de prensa en todos y cada uno de los sitios de todo el mundo".

"Espero que mi visita suponga el comienzo de un diálogo nuevo y revigorizado entre la Autoridad Palestina, Estados Unidos y los países de la zona, incluido Israel. Trabajemos juntos para probar a los pueblos de la zona, singularmente a los jóvenes, que el futuro puede ser mejor de lo que es el día de hoy", ha remachado.

Antes, Biden había efectuado una visita al Hospital Augusta Victoria, en Jerusalén Este, lugar desde el que anunció un deber de dar cien millones de dólares estadounidenses (cerca de cien millones de euros) a centros de salud palestinos en esta región de la región. "Estados Unidos proseguirá haciendo un trabajo con la cúpula palestina, el Gobierno de Israel y todos nuestros asociados de todo el mundo para asegurar que la red de centros de salud de Jerusalén Este todavía es sostenible y es con la capacidad de ofrecer el precaución de alta definición que meritan los palestinos", mantuvo.