Abascal culpa a algunos anónimos de los ataques a la dirección de Vox y niega divisiones internas.

Abascal culpa a algunos anónimos de los ataques a la dirección de Vox y niega divisiones internas.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha rechazado las críticas a la Ejecutiva antes de la Asamblea General Extraordinaria en la que será reelegido como líder del partido. Abascal atribuye estas críticas a "dos o tres anónimos que quieren hacer daño" a la formación. Además, niega la existencia de desunión y corrientes ideológicas dentro de Vox.

Abascal decidió adelantar el congreso interno de marzo a enero para afrontar el año electoral con las modificaciones en la Ejecutiva ya implementadas. Este adelanto ha dificultado que cualquier afiliado que deseara disputarle la Presidencia recabara los avales necesarios. Se requerían más de 3.600 avales.

Desde el anuncio del cambio de fecha, han surgido manifiestos críticos con el funcionamiento interno del partido, pero no llevan ninguna firma. La dirección del partido ha minimizado estos textos y ha negado las críticas, recomendando no buscar problemas en el adelanto del congreso interno.

En una entrevista con Cope recogida por Europa Press, Abascal ha declarado que no se preocupa por estas críticas y que le causan "risa y algo de indignación" que los medios hayan dado importancia a textos anónimos que critican la dirección. Abascal señala que nadie más se ha presentado como candidato a la Presidencia, por lo que esos anónimos "deben ser dos o tres personas que quieren dañar". Asimismo, enfatiza que no existen divisiones dentro del partido, sino unidad. Abascal se pregunta cuándo ha habido un debate en Vox sobre los planteamientos. Por todo esto, asegura sentirse "absolutamente respaldado" en Vox.

Tags

Categoría

Nacional